¿Qué son las alfabetizaciones digitales críticas y por qué importan?

Luz María Garay Cruz 

En estas semanas y debido a la pandemia por el COVID-19, algunas ideas, conceptos y discursos están circulando de manera prolífica por los medios de comunicación y por distintos entornos digitales en el cada vez más complejo ecosistema digital. Escuchamos hablar de lo digital por todas partes: periodismo digital, banca digital, fiestas digitales y, por supuesto, se habla de educación digital y, por ende, de alfabetización digital.

            https://youtu.be/80esbFyj2L0

El investigador Carlos Scolari habla sobre el ecosistema de medios.

Así que de repente estos conceptos andan de boca en boca, pero no acabamos de tener claro de qué estamos hablando en cada caso. En esta breve entrada nos centraremos en revisar algunas ideas clave sobre las alfabetizaciones digitales y las habilidades que deben desarrollarse en relación con ellas.

¿Alfabetización o alfabetizaciones digitales?
Primero es importante recordar que existen diversas acepciones del concepto alfabetizaciones digitales, pues suele relacionarse siempre con el uso de computadoras y equipos digitales. Podemos encontrar conceptos como alfabetización computacional, alfabetización informática, alfabetización telemática y alfabetización digital, por mencionar solo algunos.

La alfabetización digital no sólo está relacionada con las computadoras. Es importante recordar que actualmente usamos microcomputadoras que caben en la palma de la mano. Sí, los teléfonos celulares o móviles tienen muchas más funciones que una computadora, sin duda, pero al final son artefactos que nos permiten acceder a un mundo de información en la red internet y a los cuales estamos conectados de manera permanente.

Hablar de alfabetizaciones digitales nos tomaría mucho espacio y lo central en este momento es explicar qué implica hablar de procesos de alfabetización digital y qué tipo de habilidades debemos desarrollar las personas usuarias de aparatos digitales, sean estos computadoras, tabletas, celulares o consolas de videojuegos.

Por lo tanto no podemos hablar sólo de una alfabetización digital, existen distintos tipos de alfabetizaciones digitales que están relacionadas con las diferentes habilidades que se desarrollan en cada una de ellas. Por ejemplo las habilidades críticas, centrales para hacer consumos responsables y con sentido de los contenidos mediáticos, pero sobre todo digitales.

La alfabetización digital no consiste en desarrollar habilidades solamente instrumentales para hacer uso básico de los equipos de cómputo. Es necesario también desarrollar habilidades cognitivas-críticas para navegar en entornos digitales de internet y ser capaces de buscar, seleccionar y organizar la información y más adelante analizarla de manera crítica, y también habilidades comunicativas para manejar herramientas y lenguajes digitales y producir mensajes.

Un punto clave a destacar es la relación de la Alfabetización Mediática Informacional (AMI) con las alfabetizaciones digitales. Sin duda, la AMI es una suma y concatenación de las alfabetizaciones digitales (instrumentales, críticas-cognitivas y comunicativas). Las habilidades que se desarrollan como parte de las alfabetizaciones digitales son útiles y necesarias para lograr el desarrollo de la AMI, en especial la alfabetización crítica, pues una de las premisas de la AMI está relacionada con la necesidad de analizar los mensajes mediáticos y con cuestionar las prácticas comunicativas, pero también las educativas.

Todas estas acciones deben ser desarrolladas, sin lugar a dudas, pero es clave tener claridad sobre qué es lo que necesitan las personas. Los diagnósticos para elaborar estrategias de formación son centrales y necesarios. De esa manera se atienden necesidades de formación específicas.

Debemos recordar que la alfabetización digital es clave para el ejercicio de los derechos humanos a la información y a la comunicación. El ejercicio de estos derechos depende, en parte, del uso de las tecnologías digitales y el acceso a internet.

Es evidente que todo lo anterior no constituye una tarea menor, por lo que se precisa tener mucha claridad respecto a los contextos de formación y la realización de los diagnósticos necesarios para elaborar los programas de alfabetización digital que atiendan las necesidades específicas de formación.

Habilidades digitales: instrumentales, críticas y comunicativas
Una de las posturas que más ha proliferado dentro del campo educativo es hablar de competencias digitales. Fue propuesta desde la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) argumentando la necesidad de integrar el reconocimiento de la persona y sus procesos (saber ser), un conjunto de conocimientos (saber), y las habilidades y destrezas (saber hacer) que desarrolla un individuo en relación con los otros (saber convivir). El objetivo de esta integración es emplearla para responder a situaciones reales dentro de la Sociedad de la Información y el Conocimiento (UNESCO, 2008).



Habilidades instrumentales
Coincidimos  con colegas en que esta habilidad está relacionada con el dominio técnico de las tecnologías de información y comunicación; es decir, el conocimiento práctico y técnico del hardware y del software que se emplea en cada medio y de sus procedimientos lógicos de uso (Area, 2005).

Nosotros podemos sumar a esa idea inicial el hecho de que las personas aprendemos a «usar» nuestros artefactos. Adquirimos habilidades para poder emplear nuestras computadoras, paquetes y aplicaciones. Son saberes prácticos que no necesariamente pasan por los procesos formales de aprendizaje y que se desarrollan a partir de procesos de autoaprendizaje o de enseñanza informal entre pares.

Ojo: las habilidades instrumentales también tienen distintos niveles. La gran mayoría sabemos cosas muy básicas en este rubro, las suficientes para resolver nuestras necesidades cotidianas. Pero hay grupos que han logrado desarrollar estas habilidades hasta llegar al punto de programar sistemas complejos de cómputo y colaborar con programas de código abierto y materiales libres o gratuitos en lo que varios autores —entre ellos Henry Jenkins— mencionan como la cultura colaborativa de internet.

Habilidades críticas-cognitivas
Estas pueden definirse como la adquisición de conocimientos y habilidades específicas que permitan buscar, seleccionar, analizar, comprender y recrear la enorme cantidad de información a la que se accede a través de las nuevas tecnologías (Area, 2005).

El desarrollo de estas habilidades críticas es central para las personas usuarias de los entornos digitales, pues ante el mundo de información al que nos enfrentamos de manera constante es necesario aprender, desarrollar habilidades que nos ayuden a «no perdernos» en ese mar de información. Es importante desarrollar criterios de búsqueda, pero esto siempre debe ir en función del interés y la necesidad que tiene cada persona. Sin embargo, sí es posible proponer algunos criterios que son básicos para buscar y, sobre todo, seleccionar la información y los contenidos que consumimos.

Muchos de esos criterios se han desarrollado por investigadores del área educativa o profesores, pero también por especialistas en comunicación y medios e incluso algunos periodistas, en especial para hacer frente al fenómeno de las noticias falsas.

Desarrollar habilidades de búsqueda y selección de información es un componente central para hablar de habilidades críticas, pues indica que las personas están tomando decisiones informadas, basadas en contenidos y datos que han sido verificados y publicados en fuentes (medios, blogs, medios digitales) confiables.

Lo anterior permitirá que nuestra opinión o nuestras acciones sobre un tema se construyan con información útil, clara y, sobre todo, verificada, especialmente en un contexto de emergencia sanitaria como la pandemia por el COVID-19. Pero recordemos que, en cualquier contexto, es una habilidad necesaria cotidianamente.

La capacidad crítica tiene que ver en gran medida con el análisis de los contenidos. Más allá de la fuente, contrastar la información con nuestra realidad, preguntarnos porqué se presentan ciertos datos, hechos y comentarios y no otros, por qué se seleccionan ciertas imágenes y no otras, qué interés puede existir en dar a conocer ciertos eventos sobre sujetos específicos, y qué intereses empresariales, políticos existen detrás de todos esos discursos y narrativas. Una herramienta para hacerlo es el análisis de encuadres, que fue explicado en una entrada de este blog.

Evidentemente, el desarrollo de habilidades críticas es más complejo. Va más allá del manejo de los equipos y requiere de procesos de formación más completos que incluyan otros elementos. Por ejemplo: conocer sobre los lenguajes y la gramática de los medios y los entornos digitales.

Dado que no podemos profundizar al respecto en esta entrada, lo que podemos decir sobre las habilidades digitales críticas es lo siguiente: se trata de aprender a utilizar de forma inteligente la información disponible, tanto para acceder a la misma, como para otorgarle significado, analizarla críticamente y reconstruirla personalmente.

Este tema está directamente relacionado con la alfabetización mediática informacional, que es tema central de este blog y ha sido abordado en entradas previas.

Otros espacios han publicado algunas guías básicas para identificar noticias falsas, por ejemplo la elaborada por la BBC.

Por supuesto, en otra entrada de este blog puedes encontrar más materiales relacionados con el tema, especialmente en momentos de crisis como el actual relacionado con el COVID-19.

Habilidades comunicativas
Son las habilidades necesarias para elaborar contenidos (lo que implica un cierto conocimiento de lenguajes y gramática de los medios y entornos), difundirlos en los entornos digitales (implica habilidad instrumental de distintos niveles), promover retroalimentación, intercambio y gestionar la comunicación (capacidad crítica relacionada con las intenciones comunicativas, la consideración de los otros y el sentido de uso de los medios y entornos).

Es claro que esta habilidad comunicativa está directamente relacionada al desarrollo de un conjunto de las otras dos habilidades —la instrumental y la cognitiva.

También supone adquirir y desarrollar normas de comportamiento que impliquen una actitud social positiva hacia las demás personas, como el trabajo colaborativo, el respeto y la empatía en redes sociodigitales. Todo lo anterior, relacionado con el ejercicio del derecho humano de informar y comunicar, que mencionamos en párrafos anteriores y nos lleva directamente a reflexionar sobre otro tema: el de la ciudadanía digital. Pero esa será otra entrada.

Para seguir aprendiendo
Programa de formación en alfabetización mediática e informacional destinado a los docentes (UNESCO, s.f.) | Documento introductorio al programa.
Revista Comunicar 38: Alfabetización mediática en contextos múltiples | Número especial de revista académica.
¿Qué es la competencia digital? (Area, 2011) | Charla en video.
Alfabetizaciones digitales críticas para una ciudadanía digital (Garay Cruz, 2020) Webinar
Luz María Garay Cruz (@luzmagcruz). Profesora investigadora de la Universidad Pedagógica Nacional. Doctora en ciencias políticas y sociales, especialista en comunicación y educación, tecnologías y alfabetizaciones digitales. Miembro del Sistema Nacional de Investigadores (México) Nivel 2.

Fonte: http://www.amidi.org/alfabetizaciones-digitales-criticas/?fbclid=IwAR3_YWm9DHsmvynPlMbAxGkted7xNlrFrVkVtu_857Aw1_y0QIt43laFByA

Comentários

Postagens mais visitadas deste blog

FDR oferece curso gratuito e a distância em Formação de Mediadores de Educação para Patrimônio

Corrupción en la escuela